Implica mucho más que adjudicar un profesional de apoyo para acompañar al alumno.
Supone adoptar una postura, un posicionamiento en relación a la diversidad.

Comprende la aceptación y el respeto por la singularidad para poder brindarle el apoyo necesario, mediando entre la persona con discapacidad, su aprendizaje y socialización.

El dispositivo de integración escolar no tiene tiempos de duración establecidos previamente; se mantiene mientras el alumno lo requiere. Su finalidad es dejar de existir en tanto el estudiante adquiera autonomía y recursos.

Es imprescindible contar con una escuela dispuesta a aceptar la pluralidad, respetar el derecho a la educación, las diferencias, los tiempos y las posibilidades individuales de cada alumno, tenga o no, discapacidad. Debe estar disponible para brindarle a cada uno lo que requiere, sin etiquetas ni consignas de trabajo homogéneas.

Al recibir una familia en nuestra institución es imprescindible

Acompañamos alumnos en nivel inicial, primaria, secundaria, terciaria o universitaria convencidos que el aporte que brida cada acción pedagógica y de socialización favorece las prácticas inclusivas y promueve la conformación de una sociedad inclusiva.